Envíe a un amigo Versión para imprimir

Arquitectura

El inmueble denominado Teatro Colón, está constituido arquitectónica, constructiva y estilísticamente por dos edificaciones evidentemente diferentes, la primera con frente a la Plaza San Martín es la principal y corresponde al Teatro propiamente, la segunda es la destinada a algunos  servicios del Teatro: camerinos y depósitos, con frente al jirón Quilca.
EDIFICIO PRINCIPAL
Las fachadas del Teatro hacia la Plaza San Martín y el jirón Quilca, son eclécticas; los vanos en arco de ingreso principal están decorados con una mixtura de molduras y yeserías que no responden a un estilo definido. En el segundo y tercer nivel de este frente existen galerías a manera de loggias acristaladas.
La cúpula original del Proyecto de Sahut que remataba -sobre el hall del tercer nivel-  el ambiente de ingreso principal de planta circular en esquina; ha sido reemplazada en la intervención de Garland por un ambiente-mirador circundado por arquería y coronado por parapeto calado semejante al del resto  de éste sector del edificio.
Al interior de la Sala del Teatro, los cambios introducidos en la década del treinta, en el afán de flexibilizar el uso del Teatro como Sala de proyecciones cinematográficas, han sido drásticos; la eliminación de los palcos bajos y altos, la disminución del área de la escena, alteraron totalmente la tipología original del Teatro.
La sala con su decoración  “multi-estilos”, resulta un  ambiente de proporciones agradables que refleja en cierto modo los avatares e historia del Teatro limeño, que merecen conservarse y rescatarse.
Esta zona de la edificación –propiamente el Teatro- ha sido estructurada en base a columnas y vigas compuestas construidas con perfiles de acero en ”L”, unidas entre sí con perfiles laminados soldados, a manera de columnas reticuladas. Los muros son de material noble. 
EDIFICIO DE CAMERINOS
En cuanto al edificio de camerinos, los muros han sido construidos con telares de madera y yeso, utilizando una tecnología semejante a la quincha, en donde la caña se ha sustituido por tablas de pequeña sección.
El Edificio consta de cuatro plantas, cuya altura total, de acuerdo a las evidencias, llegaba a ser ligeramente menor que la del Edificio principal del Teatro. En la actualidad el techo del cuarto nivel ha colapsado, conservándose los pisos de pino oregón, parte de las barandas del pozo de luz, la escalera de acceso y el telar de fondo apuntalado y apoyándose en el muro vecino de propiedad del Club Nacional.